RESCATAR UN CLÁSICO

Esta joya la rescaté del desván de mi suegro… Estaba sucia y olvidada, pero eso es algo que fácilmente se puede eliminar con un paño, un poquito de tiempo y mucho cariño.

El resultado, este flamante tapacubos metálico perteneciente a las ruedas de un Seat 127. Mi suegro se alegro y sorprendió bastante al ver la transformación.
Mi tesoro está colgado en las paredes del taller donde desarrollo parte de mi actividad.

El logotipo de SEAT que aparece grabado en esta joya, fué rediseñado por segunda vez en el año 1960.

DSC01079

 

DSC01074

DSC01076

 

Deja un comentario